Saltar al contenido

Cómo Andar con Una Muleta y no morir en el intento

Si lees esto es porque te has roto la pierna por primera vez  o porque tienes un esguince en el tobillo o rodilla y necesitas aprender a manejarte con la muleta para caminar con normalidad dentro de tus posibilidades. ¡Estás en el sitio adecuado!

Muleta ortopédica
Cómo caminar con muletas

La muleta tiene como función principal ayudarte a mantener el peso de tu pierna lesionada mientras caminas. Te va a proporcionar el equilibrio y la seguridad que necesitas.

La ventaja de utilizar una sola muleta es que te permite tener un brazo libre para otras actividades, como llevar alguna bolsa o sujetarte a la baranda cuando subes y bajas las escaleras.

Cómo usar una sola muleta en superficies planas

¿De que lado se usa una sola muleta? Coloca la muleta en el brazo opuesto a la pierna lesionada. Según el tipo de muleta, apoyala bajo tu axila y agarra la empuñadura.

No es lo mismo andar con una muleta que hacerlo con dos. ¿Cómo caminar con una muleta?

  • Poner la muleta en el lado de la pierna sana te permite inclinarte más lejos de tu lado lesionado y poner menos peso. Al caminar con una muleta tendrás que poner algo de peso en la pierna lesionada en cada pisada.
  • Antes de pasar de dos muletas axilares a llevar solamente una, consulta con tu médico, ya que dependerá del grado de la lesión y del estado de recuperación en el que te encuentres.
  • Ajusta la altura de la muleta hasta que queden 5 cm entre tu axila y el acolchado entando parado recto. La empuñadura debe quedar a nivel de la muñeca cuando el brazo está colgando paralelo al suelo.

Apoya y balancea la muleta correctamente. Una vez ajustada la muleta individual debajo del brazo opuesto a tu lesión, colócala a una distancia lateral de 10-15 cm desde la parte exterior del pie, para conseguir mayor estabilidad. Procura soportar la mayoría de tu peso con la mano y el brazo enderezado, ya que el exceso de presión sobre la axila puede provocarte dolor.

  • El soporte para la axila de tu muleta y la empuñadura, deben estar acolchados para proporcionarte mejor agarre y absorción de impactos.
  • Evita prendas de ropa voluminosas al caminar con una muleta, ya que puede reducirte el movimiento y la estabilidad.
  • Si tienes la pierna escayolada, utiliza un calzado con mayor suela para que la diferencia de altura entre las dos piernas no sea demasiada. Esto te proporcionará más estabilidad y reducirá el riesgo de dolor de cadera o lumbago.

¿Aún te preguntas cómo usar una muleta? Sigue leyendo.

Primeros pasos para caminar con muletas

Adelanta la muleta unos 30 cm al mismo tiempo que lo haces con la pierna lesionada. Luego, con tu pierna sana, sobrepasa la muleta sujetándola con firmeza. Repite el proceso para seguir avanzando.

  • Recuerda equilibrarte mientras mantienes la mayor parte del peso de tu cuerpo sobre la muleta cuando avanzas con la pierna lesionada.
  • Camina con calma cuando utilices una sola muleta. Asegúrate de mantener una postura correcta y que no haya obstáculos por el camino que te puedan hacer tropezar.
  • Evita apoyar tu peso corporal sobre la axila para evitar dolores o algún tipo de lesión en el hombro.

Subir y bajar escaleras con una muleta

Fíjate si existe baranda. Es más difícil usar dos muletas en comparación de solo una para subir y bajar escaleras. Por ello, si hay algún soporte o barandilla bien fijada y que pueda soportar tu peso, utiliza una muleta.

  • Si no hay barandilla, utiliza ambas muletas, el ascensor o la ayuda de otra persona.
  • Si hay barandilla, apóyate sobre ella y lleva las muletas en la otra mano. Esta técnica puede ser más fácil y rápida.

Sujeta la barandilla con la mano del lado lesionado. Mantén la muleta en el lado sano y agarra la barandilla con la mano del pie lesionado. Presiona la barandilla y muleta al mismo tiempo para subir primero con la pierna sana. Luego, lleva tu pierna lesionada y la muleta al lado de tu pierna sana de forma conjunta. Repite el patrón y tómatelo con calma.

  • Si es posible, practica esta técnica bajo la supervisión de un fisioterapeuta.
  • Si no hay barandilla, ni ascensor ni otra persona para ayudarle, intenta utilizar la pared de forma similar a como lo haría con la barandilla.
  • Presta atención a las escaleras más empinadas y con escalones estrechos.

Sé extremadamente cuidadoso al bajar las escaleras. Bajar es más peligroso que subir debido a la distancia que puedes caer si pierde el equilibrio. Agarra la barandilla con firmeza y coloca primero la pierna lesiona en el escalón inferior, seguido de la muleta y pierna sana. Intenta no ejercer demasiada presión sobre la pierna lesionada ya que un fuerte dolor puede provocarte náuseas o vértigo. Mantén el equilibrio y no te apresures.

  • Recuerda que el patrón para bajar escaleras es opuesto al de subirlas.
  • Fíjate en cualquier objeto que se encuentre o interponga en tu camino.
  • Si es posible, intente que siempre te ayude otra persona a bajar las escaleras.

No products found.

¿Donde se pone la muleta para andar? Consejos para usar muletas

No te desesperes, cuando termines de leer este artículo sabrás caminar con una muleta a la perfección.

  • Mantén tus manos libres de objetos utilizando tus bolsillos o una mochila para llevar objetos personales.
  • Camina con una postura correcta para evitar dolores de cadera y espalda.
  • Utiliza un calzado cómodo y con suela de goma para un mejor agarre. Evita las chanclas, sandalias o zapatos resbaladizos.
  • Calcula un tiempo extra para ir de un lugar a otro cuando utilices muletas.
  • Si pierde el equilibrio, procura caer hacia su lado ileso para soportar mejor el impacto.

Advertencias cuando camines con muletas

  • Si en algún momento no te siente seguro utilizando las muletas, pide ayuda. De no ser así, nunca vas a dejar las muletas.
  • Mantente alerta cuando camines sobre superficies húmedas, irregulares o resbaladizas.
  • Asegúrate de que tu muleta no está demasiado separada de tu axila para que esta no se separe fácilmente y te haga perder el equilibrio.